Naturopatía: propiedades del árbol del té

Hoy vamos a hablaros de un producto natural con multitud de usos y unas propiedades maravillosas. Os hablamos del aceite esencial de árbol del té, un excelente producto a tener muy en cuenta y que no puede faltar en nuestro botiquín.


Hoy vamos a hablaros de un producto natural con multitud de usos y unas propiedades maravillosas.

Os hablamos del aceite esencial de árbol del té, un excelente producto a tener muy en cuenta y que no puede faltar en nuestro botiquín.

Se extrae del árbol del té o Melaleuca alternifolia, originario de Australia.

Tiene propiedades antisépticas y actúa como bactericida, antifúngico y antiviral. 

Últimamente se ha puesto muy de moda en temas cosméticos y muchas de las grandes marcas de productos naturales lo han incluido en su gama de productos en forma de cremas, mascarillas, tónicos, toallitas, jabones…etc. En estos casos el aceite esencial de árbol del té se usa como producto cosmético, pero además de esa aplicación, de la cual os vamos a hablar también, tiene muchas otras muy beneficiosas para la salud.

¿Queréis conocerlas?  ¡Vamos allá!

Empezaremos por contaros los beneficios que este producto tiene para la piel:

Cara:

Es muy usado para problemas de acné ya que es un gran antiséptico y consigue una limpieza muy profunda. Si queréis una piel limpia y sin impurezas seguid estos consejos y vais a notar los resultados enseguida.

Como tónico: Empapar un algodón en agua y añadir 2-3 gotitas del aceite, extender por la cara evitando el contorno de los ojos. Es aconsejable usarlo mañana y noche tras la limpieza de la piel y antes del uso de la crema.

Como secante de granitos: aplicar directamente, con la ayuda de un bastoncillo, sobre el granito.

Como mascarilla: Haremos una mascarilla de arcilla verde usando infusión de tomillo en vez de agua para hacer la pasta, añadiremos 3-4 gotas de aceite de árbol del té y aplicaremos sobre la piel limpia. Antes de la aplicación esperaremos a que se temple la mezcla. El tiempo que deberemos mantener puesta esta mascarilla es de unos 10-15 minutos dependiendo de lo que tarde en secarse, ya que una vez seca debemos retirarla porque ya ha acabado de tratar la piel. La retiraremos con abundante agua tibia y con la ayuda de una toalla humedecida, si hiciera falta, teniendo especial cuidado de retirar toda la arcilla.

Este tratamiento lo usaremos 2 veces por semana.

Como vahos: Para la limpieza facial semanal se pone agua a hervir en una olla y se añaden 4-5 gotas. Ahora vamos a usar los vapores para abrir los poros y que se limpien. Para esto colocaremos la cabeza encima de la olla y nos taparemos con una toalla para que no se escapen los vapores, es importante cerrar los ojos ya que podrían irritarse. Permaneceremos así unos 5 minutos.

Cuerpo:

Como aceite corporal: Mezclado con aceite de almendras puro es un remedio muy bueno para los granitos corporales y para masajear zonas con dolor muscular

Cabello:

Como champú: añadir 3-4 gotas de aceite a la cantidad de champú que usemos a diario y lavaremos normalmente. Puede ser usado tanto para cabellos grasos como para cabellos secos, ya que es un gran regulador de la actividad de las glándulas sebáceas por lo que ni engrasa ni reseca. También se usa de la misma forma para eliminar piojos.

Hasta aquí los usos cosméticos más frecuentes del aceite de árbol del té , pero sus beneficios van más allá de todo esto.

También se usa para:

Enjuagues bucales: añadir a un vaso de agua 3-4 gotas del aceite y enjuagar con la mezcla. Muy efectivo para problemas de gingivitis (inflamación de las encías) y halitosis (mal aliento).

Prevenir o eliminar la placa bacteriana: poner una gota en el cepillo de dientes, añadir la pasta de dientes y cepillar.

Heridas bucales: aplicar directamente sobre la herida con la ayuda de un bastoncillo.

Irritaciones de garganta: diluir 3-4 gotas en un vaso de agua y hacer gárgaras.

Picaduras de insectos: aplicar sobre la picadura para calmar el picor y evitar que se infecte la herida.

En vahos para el catarro: Procederemos de la misma forma que para la limpieza de cutis.

Para pulgas de animales: Mojaremos una esponja y pondremos 3-4 gotas del aceite, frotaremos bien evitando los ojos y luego lavaremos al animal de forma normal.

Para dolores musculares: Dando un masaje con el aceite de árbol del té diluido en aceite de almendras como hemos explicado anteriormente o añadiendo unas gotas en el agua caliente de la bañera y dándonos un baño de 10 minutos.

Se puede usar también como desinfectante en la limpieza del hogar y para purificar el ambiente de casa diluyendo unas gotas en agua y vaporizando.

Precauciones:

  • Evitar siempre el contacto con los ojos.
  • En pieles sensibles puede irritar la piel, si esto ocurre usarlo muy diluido o no usarlo.
  • Es tóxico en determinadas dosis si lo ingieren animales domésticos.
  • Salvo en casos concretos es mejor usarlo siempre diluido.

Estas son algunas de la muchas aplicaciones del aceite de árbol del té. Además es un producto económico que viene habitualmente en envases de 12-15 ml con cuentagotas para que la cantidad de producto que se use sea la necesaria.

En el mercado hay diferentes marcas para escoger y el precio varía según la casa, pero suele rondar entre 6-10 euros el frasco. Lo podéis encontrar en herboristerías, ¿Os animáis a probarlo?

Top